Dia 1: 21 Oraciones que Cambiaron Todo

21 Oraciones que Cambiaron Todo

Dia 1

Genesis 18:16-33; 19:29

Una de las conversaciones más interesantes de la Biblia ocurrió entre Dios y Abraham.
Justo antes de la destrucción de Sodoma y Gomorra, Dios decide mencionar su plan a Abraham (a Dios le gusta involucrarnos en Sus planes). Cuando Abraham escucha su plan, el intercede, y negocia con el Creador mismo. Abraham pregunta si la hay personas justas que viven en estas ciudades pecadoras cambiaría de opinión. Lo interesante es que Dios obedece. A lo largo de la conversación, el número cae de 50 a 10, y finalmente termina la conversación. Estas ciudades eran tan perversas que ni siquiera había diez personas rectas. Pero, como resultado de esta conversación, Dios tuvo misericordia de los parientes de Abraham: Lot y su familia, que vivían en Sodoma y Gomorra (Génesis 19:29). Dios intervino y sus vidas fueron salvadas simplemente porque un familiar tuvo una conversación con Dios. En otras palabras, el destino de una familia cambió drásticamente todo porque Abraham decidió hablar con Dios.

Hoy, tú también puedes tener una conversación con Dios. Nuestras oraciones pueden cambiar el destino de nuestra familia. Involucrar a Dios en las circunstancias de nuestra familia puede cambiar y siempre cambiará la situación. Su conversación con Dios hoy puede muy bien ser lo que salve a su familia y la impulse a un futuro mejor.

Genesis 18: 16-33 

16 Después de haber comido, los hombres se levantaron y miraron hacia Sodoma. Cuando salieron, Abraham caminó un tramo con ellos para despedirlos.
17 «¿Ocultaré mis planes a Abraham? —preguntó el Señor—. 18 Pues Abraham sin duda llegará a formar una nación grande y poderosa, y todas las naciones de la tierra serán bendecidas por medio de él. 19 Yo lo escogí a fin de que él ordene a sus hijos y a sus familias que se mantengan en el camino del Señor haciendo lo que es correcto y justo. Entonces yo haré por Abraham todo lo que he prometido».
20 Así que el Señor le dijo a Abraham:
—He oído un gran clamor desde Sodoma y Gomorra, porque su pecado es muy grave. 21 Bajaré para ver si sus acciones son tan perversas como he oído. Si no es así, quiero saberlo.
22 Los otros hombres se dieron la vuelta y se dirigieron a Sodoma, pero el Señor se quedó con Abraham. 23 Abraham se le acercó y dijo:
—¿Destruirás tanto al justo como al malvado? 24 Supongamos que encuentras cincuenta personas justas en la ciudad, ¿aun así la destruirás y no la perdonarás por causa de los justos? 25 Seguro que tú no harías semejante cosa: destruir al justo junto con el malvado. ¡Pues estarías tratando al justo y al malvado exactamente de la misma manera! ¡Sin duda, tú no harías eso! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no haría lo que es correcto?
26 Y el Señor contestó:
—Si encuentro cincuenta personas justas en Sodoma, perdonaré a toda la ciudad por causa de ellos.
27 Entonces Abraham volvió a hablar:
—Ya que he comenzado, permíteme decir algo más a mi Señor, aunque no soy más que polvo y cenizas. 28 Supongamos que hubiera solo cuarenta y cinco justos en vez de cincuenta. ¿Destruirás toda la ciudad aunque falten cinco?
El Señor le dijo:
—No la destruiré si encuentro cuarenta y cinco justos allí.
29 Entonces Abraham insistió en su petición:
—¿Supongamos que hubiera solamente cuarenta?
El Señor le contestó:
—No la destruiré por causa de esos cuarenta.
30 —Por favor, no te enojes, mi Señor —rogó Abraham—. Permíteme seguir hablando. ¿Supongamos que se encontraran solamente treinta justos?
El Señor le contestó:
—No la destruiré si encuentro treinta.
31 Entonces Abraham dijo:
—Dado que me he atrevido a hablar al Señor, permíteme continuar. ¿Supongamos que hay solamente veinte?
El Señor le contestó:
—Entonces no la destruiré por causa de esos veinte.
32 Finalmente, Abraham dijo:
—Señor, por favor, no te enojes conmigo si habla una vez más. ¿Y si hubiera tan solo diez?
Y el Señor contestó:
—Entonces no la destruiré por causa de esos diez.
33 Cuando el Señor terminó la conversación con Abraham, siguió su camino, y Abraham regresó a su carpa.

Genesis 19: 29

29 Pero Dios había escuchado la petición de Abraham y salvó la vida de Lot, a quien sacó del desastre que se tragó a las ciudades de la llanura.

Related Posts

No Comments